Noticias

Sentinel-6: El nuevo satélite para medir el aumento del nivel del mar

El satélite más nuevo para monitorear el nivel del mar global está listo para su viaje al espacio. Ha sido lanzado en un Falcon 9 hoy a las 17:17 UTC desde la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg, en California.

Simulación del satélite Sentinel-6A recogiendo datos del nivel del mar en órbita LEO. Fuente: ESA.

Sentinel-6 tiene como principal misión recoger datos sobre los niveles marítimos mundiales. Las personas que viven en comunidades costeras o que navegan por aguas traicioneras se beneficiarán de los datos de esta nueva misión satelital. Entre sus objetivos está recoger datos sobre el aumento del nivel del mar, el movimiento de grandes masas de agua y hacer predicciones de las olas marinas y tormentas tropicales. De esta forma será más fácil y rápido evacuar a las poblaciones costeras si fuera necesario.

La misión es un esfuerzo conjunto entre Estados Unidos y Europa. La NASA y NOAA (National Oceanic and Atmosferic Administration) son las empresas norteamericanas. Y en el lado europeo ha participado la ESA, EUMETSAT (European Organization for the Exploitation of Meteorological Satellites) y CNES (National Centre for Space Studies). Sentinel-6A Michael Freilich es el nuevo componente de la flota de catorce satélites, con objetivos similares, de la NASA. La mayoría de esta flota ha sido desarrollada en colaboración a los socios internacionales.

Gracias al monitoreo del mar sabemos que el nivel del mar crece unos 3,3 milímetros al año y que este ratio se está acelerando, ya que, en los años noventa el nivel del mar crecía a unos 2 milímetros por año. El crecimiento del mar es un peligro para islas e incluso grandes ciudades como Nueva York, Londres o Ámsterdam. A demás, se calcula que entre 2 y 3 millones de personas están expuestas por cada centímetro que aumenta el nivel del mar.

Gráfico del aumento del nivel del mar desde 1993 a la actualidad. Fuente: NASA Goddard Space Flight Centre.


¿Por qué aumenta el nivel del mar?

El nivel del mar aumenta principalmente debido al calentamiento global. La temperatura global media ha aumentado alrededor de 1 °C durante los últimos 150 años debido en gran parte a la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

En consecuencia, las capas de hielo se están derritiendo. Groenlandia y la Antártida contienen aproximadamente el 99% del agua dulce de la Tierra, con el potencial de aumentar drásticamente el nivel del mar. También, a medida que el océano se calienta, el agua de mar se expande y, como resultado, aumenta el nivel del mar. A esto se le llama expansión térmica.

Datos recogidos entre 1993 y 2015 determinan que la desglaciación contribuye en un 45% a que incremente el nivel del mar y la expansión térmica contribuye en un 43%.

No obstante, gracias al Sentinel-6A Michael Freilich se podrán actualizar estos datos y sabremos cuánto del aumento del nivel del mar proviene del derretimiento de las capas de hielo y cuánto proviene de la expansión del océano.

Karen St. Germain, directora de la división de ciencias de la Tierra de la NASA, en una sesión informativa centrada en el retorno científico de la misión dijo lo siguiente:

“Dado que el 70% de la superficie de la Tierra es océano, los océanos juegan un papel importante en cómo cambia todo el sistema [del calentamiento global]”. “Estos cambios globales están creando tanto riesgos como oportunidades para nuestras comunidades humanas”.

Detalles de la misión

SpaceX ha lanzado, en su primer vuelo, al Falcon 9 B1063 desde el complejo de lanzamiento espacial 4 (SLC-4) de Vandenberg, California. Como es habitual, se ha recuperado el propulsor, pero esta vez ha sido en tierra. Concretamente ha aterrizado en la zona de aterrizaje 4 (LZ-4) y ha sido la tercera vez que un Falcon 9 lo logra en suelo de Vanderberg. Otra peculiaridad es que en esta misión no se han recuperado las cofias como normalmente se hacía cazándolas al vuelo en barcazas situadas en el mar.

Este ha sido el lanzamiento número 22 de este año de SpaceX, lo cual es el récord de más lanzamientos exitosos en un año por una compañía, que estaba en 21.

El destino del satélite es la órbita terrestre baja (LEO) y en una trayectoria polar, lo cual no es usual en los lanzamientos de la compañía. Puedes consultar todos los datos en la ficha de lanzamiento de Frontera Espacial.

Una vez que Sentinel-6 finalice su período de puesta en servicio de un año, cualquier persona en todo el mundo, incluidos educadores, estudiantes y otros miembros del público, podrán descargar los datos sin procesar del sitio web de EUMETSAT.

 

Axiom-1: la primera misión orbital privada de la historia, con Tom Cruise a bordo

La última misión con un turista espacial ocurrió en 2009, cuando el canadiense Guy Laliberté, uno de los fundadores del Cirque du Soleil, viajó en la cápsula Soyuz TMA-16. Ahora tocará turno de Tom Cruise, a finales de 2021.


Luego de la retirada del transbordador espacial en 2011, las cápsulas Soyuz se convirtieron en el único medio tripulado para llegar a la Estación Espacial Internacional (ISS), por lo que durante la última década el turismo espacial sufrió un parón total, ya que Rusia no tuvo “asientos libres”.

Ahora, con la introducción de las cápsulas Crew Dragon de SpaceX y Starliner de Boeing, añadido a que se liberarán plazas en las Soyuz, el turismo espacial puede despegar (literalmente) otra vez. En marzo de este año, Axiom Space firmó un acuerdo con SpaceX para llevar una Crew Dragon a la ISS, en la que será la primera misión orbital completamente privada de la historia: Axiom-1.

Despegue del Falcon 9 con la cápsula Crew Dragon durante la misión Demo-2. [SpaceX]

Caminata espacial #47 de Rusia

Con un comienzo a las 15:12 UTC, y tras 6 horas, 48 minutos de trabajo fuera de la ISS, los cosmonautas Sergei Ryzhikov y Sergei Kud-Sverchkov concluyeron la caminata espacial rusa #47 de mantenimiento en la Estación Espacial Internacional (ISS).


Sergei Ryzhikov (izquierda) y Sergei Kud-Sverchkov (derecha) durante la EVA de hoy. [NASA]

La caminata espacial de este 18 de noviembre ha sido la primera en usar la esclusa del módulo Poisk, y su objetivo principal es preparar a la ISS para la llegada de un nuevo módulo de investigación ruso llamado Nauka, un laboratorio científico con años de espera. …

Cohete Vega falla en su lanzamiento: dos satélites perdidos, uno era español

Este ha sido el segundo fallo de este cohete en sus últimos tres vuelos. Los satélites SEOSAT-Ingenio (español) y TARANIS (francés) se perdieron junto al vehículo lanzador.


 

El cohete europeo Vega de la empresa Arianespace sufrió un fallo 8 minutos después de su lanzamiento, luego de despegar desde la plataforma 1 del Centro Espacial de Guayana en la Guayana Francesa a las 01:52 UTC del martes 17 de noviembre.

A bordo se encontraba el satélite SEOSAT-Ingenio (Satélite Español de Observación de la Tierra) de unos 840 kg, el que sería el primer satélite de observación terrestre de España, y se aplicaría en temas militares y civiles. También acompañaba el satélite científico TARANIS de 152 kg, que investigaría eventos energéticos en la magnetósfera, ionósfera y atmósfera.
Ambos iban a ser llevados a una órbita heliosíncrona de unos 668 km de altura.

 

El satélite español SEOSAT-Ingenio / ESA – P. Carril

Tras un vuelo exitoso de la primera (P80), segunda (Zefiro 23) y tercera etapa (Zefiro 9) de propelentes sólidos, el vehículo comenzó el encendido de la etapa superior AVUM (Attitude Vernier Upper Module) de propelente hipergólico. Segundos después, se notó una ligera desviación en la telemetría mostrada por Arianespace, antes de que cortaran los datos, causada posiblemente por un rendimiento menor al deseado en el motor.

Stéphane Israël, CEO de la empresa, confirmó la pérdida de misión luego de que no se reportara la adquisición de señal del cohete en una de las estaciones terrestres que se tenían en Australia.

Debido al momento avanzado en el vuelo cuando se registró la anomalía, el lanzador junto a los dos satélites lograron ganar bastante velocidad. Jonathan McDowell, un reconocido astrónomo estadounidense, calculo que la reentrada destructiva de estos objetos pudo haber ocurrido cerca del polo norte del planeta.

 

Trayectoria del vehículo lanzador / @planet4589 en Twitter

Aunque el Vega hubiera dejado a ambos satélites en una órbita mucho más baja a lo planeado, pudiera haber sido posible que se salvaran encendiendo sus propios motores, aunque sacrificarían bastante tiempo de vida útil.

Misión Crew-1 de SpaceX: Lanzamiento histórico

La primera misión operacional de SpaceX enviará este 16 de noviembre cuatro astronautas a la ISS. Tres de la NASA y uno de la JAXA. Un paso más para hacer que los lanzamientos de astronautas estadounidenses sean rutinarios.

Falcon 9 con la Crew Dragon en posición vertical en la Plataforma 39-A en Cabo Cañaveral. Fuente: SpaceX.

A pesar de una pandemia global, una temporada récord de huracanes en Estados Unidos y de tener que cambiar los problemáticos motores de los cohetes, la NASA y SpaceX siguen decididos a hacer despegar la histórica misión Crew-1 desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida el domingo. Desde la plataforma de lanzamiento 39A (LC-39A) despegará el primer vuelo con tripulación “operativo” de la compañía.

El vuelo de cuatro astronautas a la Estación Espacial Internacional en la cápsula Crew Dragon C207 sobre el cohete Falcon 9 B1061 sigue el éxito de la misión Demo-2  y establecerá algunos hitos clave en los vuelos espaciales.

La cápsula Crew Dragon C207 ha sido bautizada como Resilience (Resiliencia en español) debido a lo difícil que ha sido este año para todos por diferentes motivos. La tripulación lo explica así:

“Sentimos que si el nombre de nuestro vehículo podía dar un poco de esperanza, un poco de inspiración, hacer sonreír a la gente, entonces eso es definitivamente lo que queríamos hacer, y sentimos que Resilience es el nombre que puede hacer esto”.

¿Por qué es una misión histórica?

La misión Crew-1 es la culminación del programa Commercial Crew de la NASA que lleva des del 2011 en desarrollo. Durante décadas, la NASA normalmente ha desarrollado sus propios cohetes y naves espaciales internamente con la ayuda de contratistas, pero el programa de tripulación comercial funciona más como fletar un vuelo. Empresas como SpaceX y Boeing tienen vehículos diseñados para ser utilizados por otros clientes, y la NASA puede subirse a ellos.

¿Por qué se considera la primera misión operacional? Porque la Demo-2 -con Bob Behnken y Doug Hurley de tripulantes- se consideró una misión de demostración de Crew Dragon. Por eso, la NASA considera a Crew-1 como la primera misión oficial de rotación de la tripulación comercial. Y también la primera lanzada desde suelo americano desde el retiro del Space Shuttle en 2011.

También es un gran paso para devolver los vuelos espaciales a suelo estadounidense. Desde el final del programa del Transbordador Espacial en 2011 hasta la Demo-2 de 2020, la NASA ha confiado en la nave espacial rusa Soyuz para transportar a sus astronautas a la órbita.

“Es la primera vez que colocamos cuatro personas en una cápsula espacial, […] y también es la misión más larga jamás realizada por una cápsula estadounidense tripulada”. Declaró Anthony Vareha, director de vuelo de la misión.

Los miembros de Crew-1 estarán seis meses en una misión científica. Se trata de una noticia emocionante para las personas que se dedican a las ciencias orbitales y espaciales porque habrá siete personas a bordo de la ISS. Lo que significa más manos para hacer más experimentos en microgravedad.

Tripulación de la Crew-1 (Expedición 63/64 a la ISS)

Crew-1. De izquierda a derecha: Soichi Noguchi, Michael S. Hopkins, Shannon Walker y Victor J. Glover. Fuente: NASA.

Michael S. Hopkins (comandante): estadounidense de 51 años y astronauta de la NASA desde 2009. Es graduado en ingeniería aeroespacial por la Universidad de Illinois (1991) y tiene un máster en ingeniería aeroespacial en la Universidad de Stanford (1992). En 2013 formó parte de la Expedición 37/38 a la ISS, por tanto, esta será su segunda vez en la estación. Formó parte de la Fuerza Espacial estadounidense durante 28 años.

“Va a ser emocionante poder ver cuánto trabajo podemos hacer mientras estamos allí”, dijo Hopkins el lunes.

Victor J. Glover (piloto): estadounidense de 44 años y astronauta de la NASA desde 2013. Es graduado en ciencias e ingeniería general por la Universidad Politécnica del Estado de California. Tiene también 3 másteres y tiene una larga carrera como piloto de pruebas de la marina y la fuerza aérea estadounidense. Este será su primera misión espacial.

Shannon Walker (especialista de misión): estadounidense de 55 años y astronauta de la NASA desde 2004. Es graduada en física y arte en la física por la Universidad de Rice (1987). En 2010 formó parte de la Expedición 24/25 de la ISS, por tanto, esta será su segunda vez en la estación. En los años noventa trabajó en el Johnson Space Centre.

Soichi Noguchi (especialista de misión): japonés de 55 años y astronauta de la JAXA desde 1996. Es graduado (1989) y tiene un máster (1991) en ingeniería aeronáutica por la Universidad de Tokio. En 2009 formó parte de la Expedición 22/23 de la ISS, por tanto, esta será su segunda vez en la estación.

 

¿Dónde y cuándo ver el lanzamiento?

El lanzamiento estaba programado para el 14 de noviembre a las 7:49 pm (hora de Miami). No obstante, debido a al viento y a problemas en las operaciones de recuperación han aplazado el lanzamiento un día. Concretamente, se ha programado a las 7:27 pm (hora de Miami) del domingo 15 de noviembre, o lo que es lo mismo, a las 00:27 UTC del lunes 16. Se podrá ver en vivo en el canal de YouTube de Frontera Espacial. En la imagen las horas del inicio del directo.

 


 

20 años de presencia humana en el espacio

Durante los últimos veinte años la Estación Espacial Internacional siempre ha estado habitada por astronautas. Veinte años de cooperación global que han servido para mejorar la vida en la Tierra con avances tecnológicos y científicos.


De izquierda a derecha: Serguéi Krikalev, William Sheperd y Yuri Guidzenko. (Octubre del año 2000). Fuente: NASA.

El 2 de noviembre del año 2000 la Expedición 1 a bordo de la Soyuz TM-31 se acopló a la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés). Los astronautas William Sheperd, Yuri Guidzenko y Serguéi Krikalev completaron la primera estancia de larga duración permaneciendo 136 días a bordo. Desde entonces la presencia humana en la estación ha sido ininterrumpida y, veinte años después, 240 personas de 19 países la han habitado.

La ISS es el satélite artificial más grande que hemos construido. Tiene 109 metros de longitud, 75 de ancho y 27 de alto. Su área equivale al tamaño de un campo de fútbol americano y su peso supera las 400 toneladas. Está a unos 400 km sobre la superficie de la Tierra y orbita a 27000 km/h. Solo Venus y la Luna brillan más que la ISS durante la noche, así que se puede ver a simple vista. (Haz click aquí para aprender como ver Estación Espacial Internacional a simple vista).

Lo que nos ha dado la Estación Espacial Internacional

La estación está en constante caída hacia la Tierra, lo que hace que sea el único laboratorio con condiciones de microgravedad permanentes. Esta condición única ha servido para hacer más de 3000 investigaciones científicas de 108 países. La ciencia que se hace a bordo de la ISS es interdisciplinar e incluye campos tan diversos como la microbiología, la física fundamental, la biología humana, la astronomía y la meteorología, entre otros. Estos son cuatro ejemplos de los avances conseguidos.

Tratamientos para el cáncer

Científicos de la NASA han investigado un sistema de microencapsulado electrostático (MEPS, por sus siglas en inglés) que ha demostrado que en condiciones de microgravedad se pueden producir microcápsulas con propiedades más eficientes para administrar los medicamentos utilizados en la quimioterapia. Y de esta forma, permitir un tratamiento más eficaz para pacientes de cáncer.

Alpha Magnetic Spectrometer (AMS) fotografiado por el astronauta Ron Garan durante un paseo espacial (12 de julio de 2011). Fuente: NASA

El Espectrómetro Magnético Alfa (AMS)

Un imán para medir los rayos cósmicos e intentar conocer la naturaleza de la materia y energía oscuras. Ha recolectado más de 30 millones de partículas que llegan desde el espacio profundo y ha medido sus energías y la dirección desde la que vienen.

 

 

Control de desastres naturales

La ISS da una vuelta completa a la Tierra cada 91 minutos y recorre en un día más del 90% de las zonas pobladas. Por esto, un sistema de recogida de imágenes de a bordo ha servido para monitorear desastres naturales y actuar más rápidamente.

 

Fotografía del astronauta Stephen K. Robinson anclado en el brazo robótico CanadArm2. (2005)

El brazo robótico quirúrgico NeuroArm y su legado

Este instrumento quirúrgico es capaz de realizar delicadas cirugías en el cerebro con mayor precisión que cualquier mano humana. Así lo demostró en 2008 cuando eliminó el tumor del tamaño de un huevo del paciente Paige Nickason y, des de entonces, ha realizado 35 cirugías más. Gracias a el surgió primero el CanadArm y luego CanadArm2 y su compañero Dextre, que actualmente están integrados en la ISS. Esta tecnología de brazo robot ayuda al ensamblaje y mantenimiento de la estación.

¿Una preparación para viajar a Marte?

La vida a bordo de la Estación Espacial Internacional es todo un reto. Al fin y al cabo, los astronautas pasan meses en la estación y uno de los objetivos es aprender qué necesitamos para hacer un viaje a otro planeta como podría ser Marte. La pérdida de vista, de densidad ósea y muscular, o cómo nos afecta la radiación son claves para un viaje al espacio profundo. Así como la debilitación del sistema inmunológico, que ocurre en el espacio y aún no sabemos por qué. También es necesario gestionar bien los recursos y la estación es un gran ejemplo de ello. El 65% del agua de la estación es reciclada del sudor de los astronautas y de su orín. También, la estación es capaz de generar su propio oxígeno a través de la electrólisis: un proceso químico que divide las moléculas de agua en de hidrógeno y en oxígeno.

Actualidad y futuro 

El mantenimiento de la estación está a cargo de 5 agencias espaciales: la NASA (EE. UU.), Roscosmos (Rusia), la JAXA (Japón), CSAASC (Canadá) y la ESA (Europa).

Actualmente la habitan los astronautas de Roscosmos Serguéi Rízhikovy Serguéi Kud-Sverchkov, y la astronauta de la NASA Kathleen Rubins. Esta es la tripulación que recibirá el 15 de noviembre a la Crew-1, la segunda misión tripulada de SpaceX. Será la segunda vez que una empresa privada lleve astronautas a la ISS. La misión está formada por cuatro astronautas: Michael Hopkins, Victor Glover y Shannon Walker de la NASA y Soichi Noguchi de la JAXA.

Está previsto que la ISS se mantenga activa hasta 2024 y el segmento ruso hasta 2030. Pero según el director de la Estación Espacial Internacional Sam Scimemi:

“La tendencia ahora va hacia el sector privado o el modelo comercial, es decir, que lo que antes hacían solamente los gobiernos ahora lo puede y lo debe hacer la industria privada” (declaraciones de El Futuro es Apasionante de Vodafone, en Facebook).

 

No se ha descubierto fosfano en Venus

Nuevas investigaciones, lideradas por el astrónomo planetario argentino Gerónimo Villanueva, descartan la presencia de fosfano en la atmósfera Venus tras un reanálisis de los datos de ALMA y JCMT.


La línea de fosfato detectada por ALMA. Izquierda: Datos de Greaves. Derecha: Datos de Villanueva. Extracto del paper de Villanueva.

El pasado 14 de septiembre Jane Graves (física británica) y su equipo publicaron un artículo en Nature Astronomy que dio la vuelta al mundo. Se encontraron altos niveles de fosfano en la atmosfera de Venus que hacían posible la vida microbiana en nuestro planeta vecino.

Gerónimo Villanueva, investigador en el NASA Goddard Space Flight Center, y su equipo han enviado “Matters Arising” a Nature Astronomy. Se trata de un tipo de comunicación científica y remite al artículo de Greaves. En él, el doctor Villanueva y su equipo, tras reanalizar los datos, argumentan que hay un error en la medición de los niveles de fosfano. Parece que el equipo de Graves cayó en un fenómeno conocido como pareidolia. De modo que, los datos del James Maxwell Clark Telescope (JCMT), de junio del 2017, y del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), de marzo del 2019, no muestran ninguna línea de absorción de fosfano (PH₃) a 266.944513 GHz. Este nuevo estudio asegura que el equipo de Graves confundió la señal de dióxido de azufre (SO₂), que un gas muy presente en la atmósfera de Venus.

 

 

Consecuentemente, el equipo de Villanueva solicita a Nature Astronomy y al equipo de Greaves que retracten el artículo en su totalidad:

“Nuestra recomendación es que los autores originales revisen los argumentos y métodos presentados aquí y, una vez reconocidos, se retracten de su afirmación original”.

 

El artículo de Villanueva se suma a otras muchas voces críticas con el estudio de Greaves. Por ejemplo, las de Ngoc Truong y Jonathan I. Lunine. Estos científicos de la Universidad de Cornell publicaron un artículo nueve días después de la noticia en el que explicaban que los niveles de fosfano de Venus eran compatibles con su actividad volcánica.

Otro ejemplo es la revisión que hicieron Ignas Snellen, profesor de Astronomía en la Universidad de Leiden (Países Bajos) y sus colegas. En ella, hallaron que la fosfano encontrada por el grupo de Greaves no resulta estadísticamente significativo. Es decir, no encuentran evidencia alguna de la presencia de fosfano en la atmósfera de Venus.

Fuente: G. L. Villanueva, M. Cordiner, …, R. Kopparapu, «No phosphine in the atmosphere of Venus,» Nature Astronomy (26 Oct 2020), arXiv:2010.14305 [astro-ph.EP] (27 Oct 2020).

 

 

La NASA encuentra agua en la superficie lunar iluminada

El Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA), que se encuentra montado sobre un Boeing 747, de la NASA ha confirmado la presencia de agua en la superficie de la Luna iluminada por el sol. Este descubrimiento indica que el agua se puede distribuir por la superficie lunar, y no se limita a lugares fríos y sombreados.



Fuente: NASA

 

 

Mediante el observatorio SOFIA y su cámara infrarroja la NASA ha detectado moléculas de agua en el cráter Clavius. Este es uno de los cráteres más grandes visibles desde la Tierra, ubicado en el hemisferio sur de la Luna. Las observaciones anteriores de la superficie de la Luna detectaron alguna forma de hidrógeno, pero no pudieron distinguir entre el agua y su pariente químico cercano, el hidroxilo.

A modo de comparación, el desierto del Sahara tiene 100 veces la cantidad de agua que SOFIA detectó en el suelo lunar. Pero, a pesar de las pequeñas cantidades, el descubrimiento plantea nuevas preguntas sobre cómo se crea el agua y cómo persiste en la dura superficie lunar sin aire. Los resultados se publican en el último paper de Nature Astronomy.

“Aún no sabemos si podemos usarla como recurso, pero aprender sobre el agua en la Luna es clave para nuestro programa de exploración Artemis”

Son las declaraciones de Jim Bridenstine, administrador de la NASA, tras la publicación del hallazgo. El programa Artemis se podría ver influenciado por este descubrimiento. El cráter Clavius puede ser una posible zona de aterrizaje para los futuros astronautas.

SOFIA tendrá como objetivo determinar si el agua es accesible y útil en sus próximos vuelos. Si lo fuera, los viajes a la Luna serían menos costosos.

El agua es fundamental para la exploración espacial ya puede servir para hacer combustible, oxígeno y por supuesto para beber. A demás, es muy pesada para transportar, por tanto, los cohetes se podrían ahorrar litros de peso.

 

 

También buscará agua en otros lugares iluminados por el sol y durante las diferentes fases lunares. El objetivo es  aprender más sobre cómo se produce, almacena y mueve el agua a través de la Luna. Los datos se sumarán al trabajo de futuras misiones a la Luna, como el Volatiles Investigating Polar Exploration Rover (VIPER) de la NASA. De esta forma se podrán crear los primeros mapas de recursos hídricos de la Luna.


Arriba la Luna, la ubicación del cráter Clavius y las moléculas de agua. Abajo el Boeing 747SP que contiene el observatorio SOFIA. Montaje hecho por la NASA.

Hasta ahora se conocía la existencia de agua en forma de hielo en las en zonas oscuras y profundas de la Luna, y por tanto, poco accesibles para futuros robots o astronautas.

“Ahora sabemos que está ahí. Este descubrimiento desafía nuestra comprensión de la superficie lunar y plantea preguntas intrigantes sobre los recursos relevantes para la exploración del espacio profundo”.

Declaraciones de Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la NASA en Washington.

 

 

Últimas imágenes del nuevo centro de lanzamiento ruso: Vostochny

El 23 de octubre de 2020, el director general de Roscosmos, Dmitry Rogozin, realizó una visita de trabajo al cosmódromo de Vostochny, en el Extremo Oriente de Rusia. Gracias a su visita, la agencia espacial rusa ha publicado algunas fotos actuales de su construcción.


Dos operarios mirando hacia la construcción del cosmódromo de Vostochny. (Octubre 2020) Fuente: Roscosmos.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, ordenó la construcción del cosmódromo Vostochny situado en Óblast de Amur, Siberia, en 2007. El propósito es no depender del centro de lanzamiento de Baikonur, situado en Kazajistán y así evitar posibles riesgos políticos. Desde Vostochny se lanzarán los cohetes Angará, actualmente en desarrollo. Los Angará están diseñados para enviar grandes cargas a órbita equivalentes a las que puede llevar el cohete ruso Protón. De este modo, Roscosmos eliminará la necesidad de comprar los cohetes Zenit de Ucrania.

La última fotografía publicada por Roscosmos es la siguiente en la cual se ve la construcción del cosmódromo desde la Estación Espacial Internacional. A la izquierda se puede ver el sitio de lanzamiento de los cohetes Soyuz-2. Al lado se ve la zona en construcción, el que será el complejo de lanzamiento de los cohetes Angará-A5. El primer lanzamiento está previsto para el  año 2023.


Fotografía realizada por el astronauta Sergey Ryzhikov desde la ISS. Fuente: Roscosmos.

Actualmente en Vostochny se han realizado algunos lanzamientos no tripulados desde la zona construida del cosmódromo, pero son escasos. El objetivo a corto plazo es lanzar los cohetes Angará desde la zona en construcción que vemos en las imágenes. Y a medio y largo plazo, la meta del cosmódromo es complementar el centro de lanzamiento de Baikonur y, eventualmente, sustituirlo. Esto indica que quizás en un futuro, las Soyuz despeguen desde suelo ruso por primera vez.

 

 

Detalles de la visita del director general de Roscosmos

Durante la visita, Rogozin inspeccionó el centro de comando y medición, que permite el control de las naves espaciales del grupo orbital ruso, el segmento ruso de la Estación Espacial Internacional y los vehículos de transporte tripulados y de carga de las familias Soyuz MS y Progress MS.

En la zona de lanzamiento del complejo de cohetes espaciales Angará, Rogozin escuchó informes sobre el progreso del trabajo y evaluó el ritmo de construcción de la instalación. Las conclusiones de la evaluación del director no han sido publicadas por Roscosmos ni por ningún medio de comunicación. Aún así, que la agencia rusa haya publicado fotografías de la construcción (hecho poco habitual) hace pensar que la construcción va por buen camino.


Vostochny
Construcción del centro de lanzamiento Vostochny. Fuente: Roscosmos.

 

 

La NASA invierte en la investigación espacial con contratos millonarios

LA NASA INVERTIRÁ EN LA INVESTIGACIÓN AEROESPACIAL A TRAVÉS DE EMPRESAS PRIVADAS CON UNOS CONTRATOS MILLONARIOS CUYA SUMA ALCANZA LOS $370 MILLONES.

La NASA (National Aeronautics and Space Administration por su siglas en inglés) ha elegido a 14 empresas estadounidenses para que sean las encargadas de investigar y desarrollar nuevas tecnologías en el marco del proyecto Artemis que tiene como objetivo llevar humanos a la Luna y a Marte.

Fuente: NASA

La mayor parte de esta inversión de la NASA será destinada a madurar la tecnología relacionada con la gestión de fluidos crigoénicos. Las demostraciones espaciales se llevarán a cabo a través de empresas como Eta Space, Lockheed Martin, SpaceX y ULA (United Launch Alliance). Cada empresa se dedicará a una parte muy específica con una aproximación al problema única. Entre los objetivos encontramos el de que en las futuras misiones a la Luna estas tengan la capacidad de fabricar combustible a partir del hielo localizado en los cráteres a través de la separación del hidrógeno del oxígeno (Hidrólisis). Otros objetivos son el almacenaje de líquidos a una temperatura criogénica durante un largo periodo y la posibilidad de que haya un intercambio de combustible en órbita algo que será SpaceX con su Starship quién será la empresa encargada de probarlo.

El resto de la invesión va a ir destinado a 10 empresas que se dedicaran al desarrollo y demostración de tecnologías para la superfície lunar. Hablamos por ejemplo de la generación y almacenaje de energía en la superfície, comunicaciones,… Una parte va dedicada a una pequeña empresa llamada Alpha Space que creará una instalación lunar donde se podra probar un aterrizador. Además dará la la posibilidad a pequeños experimentos de poder acceder a este espacio. Los investigadores usarán ese ambiente para aprender sobre el funcionamiento de los manteriales y la electrónica en la Luna, además de la radiación, temperatura y otros factores ambientales.

Cada compañía contribuirá con un porcentaje basado en el tamaño y el coste total de cada proyecto. La combinación de los recursos de la NASA y de las contribuciones de la indústria privada permitirá el desarrollo de tecnología aeroespacial puntera ahorrando dinero a la agencia y consecuentemente a los ciudadanos estadounidenses. A continuación puedes ver como ha sido la división de la financiación por empresas.

  • Alpha Space Test and Research Alliance of Houston, $22.1 millones
  • Astrobotic Technology of Pittsburgh, $5.8 millones
  • Eta Space of Merritt Island, Florida, $27 millones
  • Intuitive Machines of Houston, $41.6 millones
  • Lockheed Martin of Littleton, Colorado, $89.7 millones
  • Masten Space Systems of Mojave, California, $10 millones, $2.8 millones
  • Nokia of America Corporation of Sunnyvale, California, $14.1 millones
  • pH Matter of Columbus, Ohio, $3.4 millones
  • Precision Combustion Inc. of North Haven, Connecticut, $2.4 millones
  • Sierra Nevada Corporation of Madison, Wisconsin, $2.4 millones
  • SpaceX of Hawthorne, California, $53.2 millones
  • SSL Robotics of Pasadena, California, $8.7 millones
  • Teledyne Energy Systems of Hunt Valley, Maryland, $2.8 millones
  • United Launch Alliance (ULA) of Centennial, Colorado, $86.2 millones

La NASA concluyó este anuncio diciendo que esta inversión forma parte del programa Artemis en el cúal se pretende enviar a la primera mujer y segundo hombre a la superfície lunar para 2024 y establecer una permanencia a partir del fin de la década, cosa que permitirá preparar a la agencia para el siguiente gran paso – La exploración humana en Marte.

Fuente: NASA