Noticias

Recuperando el cohete Electron: misión 2

Sabemos que recientemente, Rocket Lab busca recuperar su cohete Electron. Peter Beck, CEO de la empresa, dio una actualización respecto a la próxima misión recuperable de este vehículo, que intentará nuevamente regresar el propulsor a la Tierra en buenas condiciones, similar a como se hizo en la misión “Return To Sender” en noviembre de 2020.

cohete electron rocket lab
El cohete Electron en modo recuperable, destacado por su color rojo. [Foto: Rocket Lab]
La misión Return To Sender regresó al cohete en condiciones “remarcables”, según Beck, añadiendo que fue una sorpresa recuperarlo, aún sin un sistema de protección térmica (TPS) mejorado.

Incluso, el sistema de presurización de propelentes del propulsor se aprobó para su uso nuevamente y va integrado en este cohete Electron, que lanzará la misión “Running Out Of Toes” el próximo 15 de mayo. Esta recuperación también involucra que el cohete amerizará, y será recuperado por un barco, y esta vez, buscan mejorar sus procesos de logística respecto a las operaciones de recuperación y retorno del vehículo.

perfil de mision cohete electron
El perfil que se usará en la misión “Running Out Of Toes”. [Foto: Rocket Lab]

Próximas misiones

Antes de finalizar el año, Rocket Lab lanzará otra misión recuperable en la que también amerizará el cohete. Esa misión debutará una versión mejorada del Electron con un “desacelerador”, según lo comentó Peter Beck.

La producción rápida de Rocket Lab también es de remarcar. Según Beck, su récord es producir un propulsor cada 20 días, y añade que la producción sigue mejorando, pero si logran regresar al propulsor y reutilizarlo, permitirá una cadencia de lanzamientos muy alta.

Finalmente, todo lo aprendido en este programa de reutilización les ayudará a desarrollar su lanzador Neutron. Rocket Lab buscará producir un cohete de esta familia por año, y operar una flota de 4 propulsores en total gracias a la reutilización.

neutron y electron rocket lab
El futuro tras la misión “Running Out Of Toes”. [Foto: Rocket Lab]
Revisa nuestro calendario de lanzamientos orbitales, para estar al tanto de los próximos vuelos del cohete Electron, incluyendo su próximo debut desde Virginia, en Estados Unidos, que llevará a la misión CAPSTONE a la Luna en los próximos meses.

 

 

El cohete chino que no caerá sobre ti y más detalles sobre el Long March 5B

Recientemente se ha viralizado mucho que un cohete chino nos caerá encima, o que caerá en grandes ciudades como Madrid, Buenos Aires, Ciudad de México, o en tu coche. Spoiler: no, no sucederá.

La culpable es la primera etapa de un cohete Long March 5B, que el pasado 29 de abril lanzó el módulo Tianhe, que será el núcleo de la futura Estación Espacial China. Esta etapa fue dejada en una órbita bastante baja, y el rozamiento con la atmósfera la ha ido frenando.

A continuación, te contamos que sucederá, y por qué no deberías preocuparte.

La primera etapa del cohete Long March 5B. Este será el que reingresará estos próximos días. [Foto: Eurekablog/CCTV]

La responsable

La etapa se lanzó el 29 de abril, y en ese momento entró en una órbita baja alrededor de la Tierra, de alrededor de 169 x 363 km de altura. El rozamiento con la atmósfera disminuye poco a poco la altura de la órbita del cohete, y cuando llegue el punto en el que no pueda mantener más esa órbita, este reingresará en algún punto de nuestro planeta.

Actualmente, la etapa se encuentra girando en órbita, y en buenas condiciones podría verse como un satélite normal, pero que destella cada ciertos segundos. En este vídeo se aprecia el efecto:

Que una primera etapa de un cohete llegue a órbita no es común, ocurrió en los primeros lanzamientos de la historia, con el cohete R-7 (actual Soyuz) lanzando misiones Sputnik, o con el cohete Atlas lanzando misiones Mercury [Daniel Marín].

El Long March 5 es el lanzador más poderoso de China, y cuenta con la variante que ya mencionamos, Long March 5B, sin segunda etapa. Esto significa que los propulsores laterales impulsan a la etapa central, y esta es la que alcanza esa velocidad orbital.
Esto es necesario para que el cohete pueda lanzar los módulos de la Estación Espacial China, que no cuentan con gran capacidad de maniobra como los típicos satélites, debido a su enorme tamaño, por lo que deben ser entregados a una órbita preliminar.

Despegue del Long March 5B el 29 de abril. [Foto: CCTV]

No es la primera vez

Comúnmente ocurren reentradas de etapas superiores de otros cohetes, como una de un cohete ruso Soyuz, vista en el norte de México en julio de 2020, pero esta vez es distinto, pues la masiva etapa central del Long March 5B, de alrededor de 21 toneladas, amenaza con no desintegrarse por completo durante su reingreso.

De hecho, es de los objetos más masivos que reingresan de forma no controlada (sin apuntar, por ejemplo, al cementerio espacial en el Océano Pacífico) en mucho tiempo. Desde la estación Salyut-7 en 1991 (con 40 toneladas), no ocurrían reentradas tan masivas, aunque el récord se lo lleva la estación estadounidense Skylab, de 74 toneladas, en 1979.

Reentradas no controladas más masivas de toda la historia. Destaca el transbordador STS-107 Columbia, y lo reciente que son las etapas del Long March 5B. [Foto: Jonathan McDowell]
Pero esta no es la primera vez, de hecho justo hace un año, otra etapa de cohete Long March 5B también reingresó de forma no controlada, y al menos en esa ocasión no se hizo tanto eco de la situación.

Eso sí, si que hubo daños leves en algunos pueblos de Costa de Marfil, de partes que sobrevivieron a la reentrada atmosférica, que recordemos que ocurre a unos 27000 km/h.

Restos del cohete en Costa de Marfil, mayo 2020. [Foto: Animata24]

Resumen

Si bien, el asunto no es tan malo como algunos medios han reportado (no, no hay alertas de agencias espaciales y no hay que entrar en un búnker), la posibilidad de que caiga sobre algún sitio poblado y pueda causar daños es incómodamente elevada.
Gran parte de nuestro planeta es océano, por lo que, aunque hay más probabilidades de que lo haga ahí, tampoco es despreciable que lo pueda hacer sobre tierra.

Eso sí, que pueda caer justo en tu casa o en tu coche es algo muy difícil y que casi con seguridad, no ocurrirá. Así que no tienes de que preocuparte.

Dejando de lado el “miedo” ante esta situación, otro escenario es presenciar un gran espectáculo en el cielo, como el mostrado durante la reentrada en México que ocurrió en julio. Gran parte de los pasos sobre Latinoamérica y España ocurrirán durante la noche/madrugada.

Actualmente la reentrada está programada para ocurrir a la 01:47 UTC del 9 de mayo, con una incertidumbre de 10 horas (por lo que es imposible definir donde caerá todavía). Cuando el momento se acerque, la incertidumbre se irá reduciendo a pocos minutos.

Si te gustaría seguir la posición del cohete, estaremos realizando un seguimiento en nuestro Twitter con la información al minuto. También, puedes revisar esta página con la ubicación *aproximada* del objeto, pero no mostrará cuando este ya haya reingresado. Esto último solo lo sabremos mediante observaciones en tierra.

Trayectorias en las que el cohete puede reingresar. Es imposible definir una zona concreta. [Foto: The Aerospace Corporation]

 

Resumen semanal de noticias espaciales (25/04/21)

Esta semana, el lanzamiento de la misión tripulada Crew-2 de SpaceX, y el transporte de la etapa central del cohete SLS son noticia, pero además, te traemos otras actualizaciones de la Estación Espacial Internacional, Marte, el Sol y más allá. Comenzamos con nuestro resumen de noticias espaciales semanal, del 19 al 25 de abril de 2021.

Reporte: Falcon 9 | Crew-2

Animación realizada por Mario Andrés Hernández Acosta.

Este 23 de abril, SpaceX y la NASA lanzaron con éxito la segunda misión tripulada y operacional del programa Commercial Crew, conocida como SpaceX Crew-2. La cápsula Crew Dragon C206 “Endeavour”, misma que lanzó a Doug Hurley y Bob Behnken a la Estación Espacial Internacional (ISS) en mayo de 2020, llevó a cabo su segunda misión ahora con 4 astronautas a bordo.

Lanzamiento Falcon 9 Crew-2
Despegue del Falcon 9 y la cápsula Endeavour. [NASA]
El cohete encargado de lanzar esta misión fue el Falcon 9 B1061, que realizó también su segundo vuelo tras llevar la cápsula Crew-1 a la ISS en noviembre de 2020. Este aterrizó en la barcaza ‘Of Course I Still Love You’ a ~542 km mar adentro tras su lanzamiento.
Es la primera vez que se utilizarán vehículos reutilizados en una misión tripulada de Commercial Crew.

Los tripulantes de esta cápsula fueron los astronautas de la NASA Shane Kimbrough (comandante) y Megan McArthur (piloto), junto al astronauta de la agencia espacial japonesa (JAXA) Akihiko Hoshide (especialista de misión) y el astronauta de la agencia espacial europea (ESA) Thomas Pesquet (especialista de misión).
Los miembros de la tripulación permanecerán en la ISS alrededor de 6 meses (su regreso actualmente está programado para finales de octubre) en los que formarán parte de la expedición de investigación #65 realizando experimentos científicos y demás trabajos dentro y fuera del laboratorio orbital.

Tripulación Crew-2 astronautas
De izquierda a derecha: Pesquet, McArthur, Kimbrough y Hoshide. [NASA]
La cápsula, tras casi 24 horas de viaje, se acopló al puerto PMA-2/IDA-2 del módulo Harmony en la Estación Espacial Internacional a las 09:10 UTC del 24 de abril, completando así la primera ocasión en que dos Crew Dragon se encuentran en la ISS a la vez.
Es también la segunda ocasión en la historia que dos naves tripuladas de Estados Unidos están en órbita a la vez, la primera siendo las naves Gemini-6A y Gemini-7 en diciembre de 1965.

Acoplamiento Dragon Endeavour Crew-2
Acercamiento de la Dragon Endeavour a la ISS. [NASA]

  

El lanzamiento se llevó a cabo a las 09:49 UTC del 23 de abril de 2021.
Transmisión oficial  |  Vídeo-resumen de la misión

Para más información sobre el lanzamiento, revisa nuestra ficha:

Lanzamiento espacial
Cohete Falcon 9 B1061 (vuelo 2)
Proveedor SpaceX (Estados Unidos)
Lugar de lanzamiento Plataforma 39A, Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral
Florida, Estados Unidos, Tierra
Carga del lanzamiento
Nombre de misión SpaceX Crew-2
Tipo de misión Miembros de la Expedición 65 en la ISS
Satélites Crew Dragon C206 “Endeavour” (vuelo 2)
Masa [US] Shane Kimbrough (comandante)
[US] Megan McArthur (piloto)
[JP] Akihiko Hoshide (especialista de misión)
[FR] Thomas Pesquet (especialista de misión)
Cliente NASA (Estados Unidos)
Destino Estación Espacial Internacional (ISS)
Recuperación
Propulsor Aterrizaje en la barcaza autónoma ‘Of Course I Still Love You’
A 542 km del sitio de lanzamiento, Océano Atlántico, Tierra
Cofias Esta configuración del cohete no cuenta con una cofia.
Estadísticas
2021 – 31° lanzamiento orbital
– 13° lanzamiento de Estados Unidos
– 11° lanzamiento de un cohete Falcon
– 11° lanzamiento de un cohete Falcon 9
– 11° lanzamiento de un cohete Falcon 9 reutilizado
– 4° vuelo hacia la Estación Espacial Internacional
– 2° vuelo tripulado hacia la Estación Espacial Internacional
Histórico – 58° lanzamiento de un cohete Falcon 9 Block 5
– 56° lanzamiento de un cohete Falcon 9 recuperado
– 95° lanzamiento de un cohete Falcon 9 Full Thrust
– 114° lanzamiento de un cohete Falcon 9
– 122° lanzamiento de un cohete Falcon
– 239° vuelo hacia la Estación Espacial Internacional
– 103° vuelo tripulado hacia la Estación Espacial Internacional

 

 

Retorno de tripulación a bordo de la nave Soyuz MS-17

La nave tripulada Soyuz MS-17 dejó la Estación Espacial Internacional luego de 6 meses de estadía, como parte de las expediciones de investigación 63 y 64.

La cápsula, con los cosmonautas Sergei Ryzhikov, Sergei Kud-Sverchkov y la astronauta Kathleen Rubins a bordo, se desacopló de la estación a la 01:34 UTC del 17 de abril, dando el comienzo formal a la Expedición 65 a bordo de la ISS.

Tras un encendido de motores para dejar la órbita a las 04:01 UTC, la cápsula aterrizó en las estepas de Kazajistán a las 04:55 UTC, terminando así su misión de 184 días, 23 horas y 10 minutos de duración.

Sergei Nikolaevich Ryzhikov
2° misión espacial; acumula 358 días, 2 horas y 25 minutos de permanencia en órbita.
Realizó su primera actividad extravehicular en esta misión, con 6 horas, 48 minutos acumulados.
Fue comandante de la Expedición 64.

Sergei Vladimirovich Kud-Sverchkov
1° misión espacial; acumula 184 días, 23 horas, 10 minutos de permanencia en órbita.
Realizó su primera actividad extravehicular en está misión, con 6 horas, 48 minutos acumulados.

Kathleen Hallisey Rubins
2° misión espacial; acumula 300 días, 1 hora, 31 minutos de permanencia en órbita.
Realizó 2 actividades extravehiculares en esta misión, sumando 4 en total con 26 horas, 46 minutos acumulados.

 

Con su partida, la ISS quedó con 7 personas a bordo. El calendario próximo incluye la llegada de la misión Crew-2 el 22 de abril, que incrementará el número a 11 (!) y después la Crew-1 partirá el 28 de abril para volver a 7 miembros.

La próxima Soyuz en lanzarse (MS-19) lo hará en septiembre de este año, seguida de la partida de la MS-18 unos días después.

La NASA elige a la Starship de SpaceX para llevar a los siguientes humanos a la superficie lunar

Este viernes 16 de abril, la NASA hizo oficial que el contrato Human Landing System, para desarrollar un módulo de aterrizaje tripulado para llegar a la Luna, fue ganado por la nave Starship de SpaceX.

Por lo tanto, la tripulación de la misión Artemis-3, que regresará a la humanidad a la superficie lunar por primera vez desde 1972, descenderá de una Starship, tan pronto como en 2024, aunque claro, esta fecha parece un objetivo cada vez más difícil.

Starship SpaceX ganadora HLS Artemis
Render de la variante lunar de la Starship. [NASA]
En el nuevo render mostrado durante la conferencia de la NASA, se logró ver el esperado tren de aterrizaje renovado de la Starship, además de un cambio en la ubicación de los paneles solares, menos ventanas y la compuerta en donde se encuentra un “elevador” para descender a la superficie.

Ya que la Starship, de 50 metros de altura, tiene sus tanques de propelentes en la parte inferior, la zona en donde se aloja la tripulación se encontraría muy por encima de la superficie, requiriendo el uso de un elevador, del que incluso se mostró una “maqueta” en febrero de este año.

Starship Elevador SpaceX Nave
Maqueta realizada por SpaceX de un elevador funcional para la Starship.

 

Human Landing System

El contrato Human Landing System (HLS) comenzó en mayo de 2020, cuando Blue Origin (National Team), Dynetics y SpaceX recibieron $579, $253 y $135 millones de dólares respectivamente para desarrollar su concepto de módulo de aterrizaje.

Tras una extensa evaluación de la NASA, durante casi un año, SpaceX resultó elegida, ya que con los recursos actuales, la agencia apenas completaba la opción de la Starship, que era la más barata.

Con un contrato de $2900 millones de dólares, esta primera parte del HLS verá a una Starship lunar realizando dos misiones: una sin y otra con tripulación, esta última siendo Artemis-3.

De todas formas, se anunció que en una segunda parte del programa para alunizajes operacionales, se podrían considerar más propuestas además de la Starship, en donde Dynetics o Blue Origin podrían proponer nuevamente sus conceptos.

Dynetics SpaceX National Team HLS Contratos
Las tres propuestas originales del contrato Human Landing System. [NASA]
Una de las líneas más significativas del anuncio por la NASA fue: “Los planes de SpaceX para autofinanciar y asumir el riesgo financiero de más de la mitad de las actividades de desarrollo y pruebas de su arquitectura [la Starship], y que planea utilizar para numerosas aplicaciones comerciales, presentan beneficios sobresalientes para la NASA”.

 

Las misiones Artemis

Pero, ¿cómo será la estructura de la misión? En el programa Artemis, las tripulaciones serán lanzadas únicamente con el cohete Space Launch System (SLS) y la cápsula Orion, y una vez en órbita lunar, se acoplará con la estación Gateway, en donde ya estaría una Starship lunar esperando a su tripulación. En general, la Starship únicamente fungirá como transporte Gateway-Luna, Luna-Gateway, mientras que la tripulación dejará y regresará a la Tierra con la cápsula Orion.

Gateway NASA Orion SLS Starship Orbita lunar
Una cápsula Orion acoplándose a la estación lunar Gateway. [NASA]
¿Cuándo podremos ver esto? No se han dado más detalles al respecto, ya que desde la administración Trump, el objetivo era 2024. Aunque esto aún no está fuera de la mesa, cada vez parece más difícil lograrlo, por lo que quizá en 5 años logremos ver misiones regulares a la superficie lunar, en una Starship.

Aunque parezca que regresar a la Luna sea una pérdida de tiempo, esta vez iremos de una forma diferente, tras 60 años de experiencia, ahora vamos de la mano con empresas, que próximamente abrirán nuevas puertas a la exploración espacial. Esta misión es el primer paso para una misión marciana.

Caminata espacial #69 de Estados Unidos

Los astronautas de la NASA Michael Hopkins y Victor Glober realizaron una caminata espacial (EVA) este 27 de enero, con la finalidad de realizar tareas variadas para mejorar algunos sistemas de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Sus tareas consistieron en instalar un cable y una antena para la plataforma Bartolomeo, configurar un terminal de banda Ka para conectarlo a estaciones terrestres europeas y quitar soportes de agarre en preparación para futuras mejoras en el sistema de energía de la estación. La EVA-69 comenzó aproximadamente a las 11:30 UTC, y tuvo una duración de 6 horas, 56 minutos.

 

Hopkins (arriba, a bordo del SSRMS) y Glover (abajo) trabajando en la plataforma científica Bartolomeo, atada al módulo europeo Columbus. Al fondo la cápsula Crew Dragon. [NASA]

 

Después de abrir la escotilla y salir de la esclusa de aire Quest, Hopkins viajó al módulo Columbus, mientras que Glover “abordó” el Sistema de Manipulador Remoto de la Estación Espacial (SSRMS), también conocido como Canadarm2, y se trasladó al lugar de trabajo.

La primera tarea del día fue instalar la terminal Columbus Ka-band (Col-Ka) en el exterior del módulo del laboratorio europeo. Esto implicó quitar y reinstalar 4 pernos de los paneles exteriores del módulo para permitir la colocación de la terminal y enrutar el cableado externo para la alimentación de la antena.

Esta antena de banda Ka conectará el módulo a la red EDRS (European Data Relay System) de satélites en órbita geoestacionaria, lo que permitirá velocidades de conexión más rápidas entre el segmento europeo de la Estación Espacial Internacional y los investigadores en tierra (50 Mbps de bajada y 2 Mbps de subida).

Al finalizar los trabajos en la zona, Hopkins y Glover retiraron una cubierta que protegía a la antena durante su instalación. Victor Glover la soltó a la deriva mientras seguía conectado al SSRMS.

 

Foto del módulo europeo Columbus en la ISS, tomada en 2019 por el astronauta Luca Parmitano. [ESA]

 

Finalmente, los astronautas removieron algunos soportes de sujeción en el Armazón P6 de la Estructura de Armazón Integrada (ITS, por sus siglas en inglés) de la Estación Espacial Internacional, la espina dorsal de la misma. Esto permitirá la instalación de futuras mejoras a los paneles solares del laboratorio orbital.

Se trató de la tercera EVA para Michael Hopkins (acumulando 19 horas, 54 minutos) y apenas la primera para Victor Glover (acumulando 6 horas, 56 minutos).

Esta fue la actividad extravehicular #233 para realizar mejoras/reparaciones en la Estación Espacial Internacional, la #178 de Estados Unidos (o la #69 sin contar aquellas realizadas por los transbordadores) y la primera de este 2021.
En total, se han acumulado 1465 horas, 47 minutos​ de tiempo de caminatas espaciales en las 233 realizadas en la ISS.

Retorno de la cápsula de carga Dragon CRS-21 de SpaceX/NASA

La cápsula Dragon CRS-21 ha finalizado este 14 de enero (UTC) su misión de poco más de 38 días en el espacio, tras reabastecer de experimentos científicos, suministros y demás carga a la Estación Espacial Internacional (ISS).
Lanzada el 6 de diciembre de 2020 a las 16:17 UTC a bordo de un cohete Falcon 9, la cápsula Cargo Dragon 2 con distinción serial C208 llegó a la ISS el 7 de diciembre a las 18:40 UTC, y se acopló de forma automática al puerto IDA-3 del módulo Harmony (nádir). Con esto se completó el vuelo espacial no tripulado #235 a la estación, y el #230 exitoso.

Despegue del Falcon 9 con la cápsula Dragon CRS-21. [SpaceX]

La Dragon amerizó en el Golfo de México, frente a las costas de Florida, el 14 de enero a la 01:27 UTC, cargada de cerca de 2 toneladas de experimentos científicos y carga variada. Esta es la primera vez en la que carga y experimentos que regresan de la estación lo hacen en la costa de Florida, desde el retiro del transbordador espacial. Anteriores Dragon de carga lo hacían en el Océano Pacífico, frente a las costas mexicanas de Baja California.

En cápsula espacial, helicópteros, barcos, aviones y automóviles, los experimentos científicos que regresan de la ISS emprenderán el primer viaje de su tipo para que estos sean analizados por investigadores en la Tierra, en tiempo récord.

Amerizaje de la Crew Dragon Demo-2 en mayo de 2020. Usada para fines ilustrativos. [SpaceX]
Barco GO Navigator, que apoya en las operaciones de recuperación de la cápsula. [NASA/Mike Downs]


Después de que un barco de SpaceX saca a la cápsula del agua, un equipo extrae los experimentos más críticos de tiempo de la nave y los sube a un helicóptero; este las regresará al Centro Espacial Kennedy tan solo unas horas después del amerizaje. Cualquier carga científica restante regresará en una segunda carga de helicóptero o permanecerá a bordo del barco y será trasladada al puerto.

Añadido a esto, los experimentos también serán transportados en avión, camión, auto y demás medios de transporte, para ser analizados por variedad de investigadores aquí en la Tierra.

Los experimentos de la estación espacial que regresan incluyen:

  • Cardinal Heart, que estudia cómo los cambios en la gravedad afectan las células cardiovasculares a nivel celular y tisular utilizando tejidos cardíacos diseñados en 3D, un tipo de chip de tejido. Los resultados podrían proporcionar una nueva comprensión de los problemas cardíacos en la Tierra, ayudar a identificar nuevos tratamientos y respaldar el desarrollo de medidas de detección para predecir el riesgo cardiovascular antes del vuelo espacial.
  • Space Organogenesis, un estudio de la agencia espacial japonesa (JAXA) que demuestra el crecimiento de brotes de órganos en 3D a partir de células madre humanas para analizar cambios en la expresión genética. Los resultados de esta investigación podrían mostrar las ventajas de utilizar la microgravedad para los desarrollos de vanguardia en la medicina regenerativa y pueden contribuir al establecimiento de las tecnologías necesarias para crear órganos artificiales.
  • El Experimento de Adhesión y Corrosión Bacteriana, que identifica los genes bacterianos utilizados durante el crecimiento de biopelículas, examina si estas biopelículas pueden corroer el acero inoxidable y evalúa la eficacia de un desinfectante a base de plata. Esta investigación podría proporcionar información sobre mejores formas de controlar y eliminar las biopelículas resistentes, contribuyendo al éxito de futuros vuelos espaciales de larga duración.
  • Producción de Fibra Óptica, que incluye el retorno de fibras ópticas experimentales creadas en microgravedad utilizando una mezcla de circonio, bario, lantano, sodio y aluminio. Este ayudará a verificar los estudios experimentales que sugieren que las fibras creadas en el espacio deberían exhibir cualidades muy superiores a las producidas en la Tierra.
  • Rodent Research-23, una investigación con ratones a bordo. Este experimento estudia la función de las arterias, las venas y las estructuras linfáticas del ojo y los cambios en la retina antes y después del vuelo espacial. El objetivo es aclarar si estos cambios afectan la función visual. Al menos el 40 por ciento de los astronautas experimentan una discapacidad visual conocida como síndrome neuroocular asociado a los vuelos espaciales de larga duración, lo que podría afectar negativamente al éxito de la misión.

La carga dentro de la cápsula Dragon que fue lanzada a la ISS en diciembre. [NASA]

 

 

La fuga de aire aún persiste en el módulo ruso Zvezda de la ISS

La tripulación de la ISS localizó la fuente de la fuga en la cámara de transferencia del módulo ruso Zvezda en octubre: una grieta de 4.5 cm. Hace más de un año que se conoce el problema, y aunque esta semana se reportó un aumento considerable, se prevé que la solución definitiva llegue en febrero de 2021.

Módulo ruso Zvezda en la ISS. Fuente: Roscosmos.

 

Cronología de la fuga

En septiembre de 2019 se detecta una pequeña fuga de aire en la ISS. Los astronautas prescinden de arreglarla, ya que no es importante. No obstante, casi un año después, en agosto de 2020, se duplica la perdida de aire por la fuga. Esto obliga a que a finales de este mes los astronautas se tengan que aislar en el segmento ruso de la estación durante varios días.

En septiembre, la pérdida de aire se quintuplica, pero aún no se encuentra el lugar concreto de la fuga. Así que, la tripulación, con un detector de fugas ultrasónico estadounidense, comprueba los sellos de las ventanas a ver si se detecta la fuga. No hay éxito. La tripulación se tiene que volver a aislar a finales de este mes en el segmento ruso Zvezda.

A principios de octubre, tras monitorear la presión en las otras partes de la estación y no encontrar la fuente de la fuga, pensaron que esta podría estar en el módulo donde se aislaron, Zvezda.

Roscosmos, la agencia espacial rusa, anunció el 15 de octubre que los miembros de la tripulación finalmente identificaron la ubicación de la fuga después de idear una prueba inusual: dejaron que unas hojas de té los llevaran hasta la fuente de la fuga.

El cosmonauta Anatoly Ivanishin soltó algunas hojas de una bolsita de té en la cámara de transferencia del módulo de servicio de Zvezda. Luego, la tripulación selló la cámara cerrando sus escotillas y monitoreó las hojas de té con cámaras de vídeo mientras flotaban en microgravedad.

Las hojas flotaron hacia un rasguño en la pared cerca del equipo de comunicación del módulo. Anatoly Ivanishin e Ivan Wagner habían encontrado la fuente de la fuga: una grieta de 4,5 centímetros de largo.

Ivanishin (izquierda) y Vagner (derecha), cosmonautas de Roscosmos. Fuente: NASA.

 

La tripulación arregló temporalmente la grieta con cinta Kapton el 19 de octubre, según Roscosmos. Aún así, la fuga no se ha había cerrado por completo. La ISS seguía perdiendo aire.

El 23 de diciembre, se reportó que la presión en el módulo se había estabilizado, pero el cosmonauta ruso Sergei Ryzhikov aisló de nuevo el módulo Zvezda el pasado 27 de diciembre, y tras 18 horas, se informó que la presión en el compartimiento había caído de 730 a 620 mm Hg durante este lapso de tiempo, es decir, casi un 15%.

Roscosmos afirma que la grieta “no amenaza a la ISS ni a la tripulación”. Estas fugas son comunes en la ya antigua estación, pero su aceleración debe mantenerse en constante observación, antes de que se conviertan en un verdadero problema. Según Yuri Gidzenko, jefe adjunto de vuelo del segmento ruso de la ISS, en febrero se entregará a la estación un kit de reparación especial para el sellado final de la grieta.

Con información de RIA Novosti. Apoyo en traducción por @Gabriel10593514.

 

 

Chang’e 5 aluniza con éxito

China ha conseguido aterrizar en la luna la sonda Chang’5 con el fin de recoger muestras de su superficie y retornarlas a la Tierra. De completarse, será la primera vez que el gigante asiático lo.


Chang’e 5 aterrizada en la luna. Fuente: CNSA.

El 23 de noviembre la CNSA lanzó desde Centro de Lanzamiento de Satélites de Wenchang, en la isla de Hainan, un cohete Larga Marcha 5 rumbo a la luna. El cohete cargó Chang’e 5, una sonda formada por cuatro módulos: un orbitador, un módulo de aterrizaje, una etapa de ascenso y una cápsula de reentrada. El 1 de diciembre el aterrizador alunizó en la zona de Mons Rümker en Oceanus Procellarum, situada al noreste de la cara visible de la luna. El objetivo es recoger dos kilogramos de muestras a dos metros de profundidad.

La misión tiene un gran valor científico, ya que las muestras se tomarán en un área de la luna mucho más joven que en las anteriores misiones norteamericanas y soviéticas. Concretamente, es una zona volcánica elevada y dónde hay mucho material basáltico. De este modo, los científicos podrán añadir piezas nuevas al estudio de la historia de nuestro satélite y, por tanto, al de nuestro sistema solar.

De completarse con éxito, esta será la primera misión que se realiza de este tipo desde 1976. Sus predecesores son las misiones tripuladas Apolo y las misiones no tripuladas soviéticas Luna. También, será la primera misión de recogida de muestras lunares de la historia de China.

De este modo, la misión sigue en marcha y se prevé el retorno a la Tierra entre los días 15 y 16 de diciembre. La etapa de ascenso se encontrará con el módulo orbitador y le pasará las muestras. Después, la nave pondrá rumbo a la Tierra de nuevo. El módulo de entrada esta previsto que aterrice al norte de Mongolia.

El siguiente video es una representación de la misión hecha por la CNSA y editada por Space.com. Las imágenes han sido distribuidas por la Televisión Central China (CCTV).

Programa espacial chino

La misión es clave para el Programa de Exploración Lunar chino para mejorar aspectos tecnológicos de los viajes espaciales. Des del descenso a la luna al retorno a la Tierra. Chang’e 5 es la penúltima misión no tripulada a nuestro satélite del programa de sondas Chang’e, nombre de la diosa china de la luna.

La primera parte del programa tuvo el objetivo de alcanzar la órbita lunar y se logró en 2007 con Chang’e 1 y en 2010 con Chang’e 2. La segunda fase consistió en aterrizar dos sondas para explorar la luna y se consiguió en 2013 con Chang’e 3 y en 2019 con Chang’e 4. Esta última hizo historia, ya que alunizó en el lado oscuro de nuestro satélite, algo sin precedentes. Seguidamente, la fase de recogida de muestras la está completando Chang’e 5 estos días y se prevé que en 2024 Chang’e 6 también lo haga. De esta forma se completará el programa Cheng’e. Por último, el programa espacial pretende aterrizar astronautas en la luna en 2030 y eventualmente construir una base en el polo sur del satélite.